CCA

El CCA ve necesario un cambio en la mentalidad del comercio tradicional

18 Julio 2011

logoCCA140x135La entidad está convencida de que en los tiempos que corren el tejido comercial debe ir más allá de la búsqueda de ayuda por parte de las administraciones públicas, y necesita realizar reflexiones bastante importantes acerca de cuestiones que ya están consolidadas en los núcleos comerciales de muchas ciudades españolas.


El Centro Comercial Abierto (CCA) Centro Histórico considera necesario un replanteamiento en lo que a la mentalidad del comercio tradicional portuense se refiere. La entidad está convencida de que en los tiempos que corren el tejido comercial debe ir más allá de la búsqueda de ayuda por parte de las administraciones públicas, y necesita realizar reflexiones bastante importantes acerca de cuestiones que ya están consolidadas en los núcleos comerciales de muchas ciudades españolas.

Sierpes1Uno de los aspectos que la asociación pretende tratar durante los próximos meses con los más de 150 asociados con los que cuenta actualmente es la cuestión de los horarios de apertura. Según explica el presidente del CCA, José María Godínez, una ciudad costera y turística como es El Puerto debe plantearse la posibilidad de establecer horarios más flexibles de cara a la época estival, adaptando estos a la rutina diaria de los consumidores.

Así, los establecimientos podrían retrasar la apertura de la tarde hasta una hora en la que ya no haya tanto calor, por ejemplo las 19.00 horas, y alargar el cierre hasta aproximadamente las 22.30 horas, aprovechando el momento en el que los ciudadanos salen a la calle en busca del fresco de la noche. "Es más lógico adaptar la oferta a la demanda, que la demanda a la oferta", señala Godínez.

Otra posibilidad sería la de adoptar un sistema similar al de los bares, en los que se trabaja durante todo el fin de semana y se descansa un día de menos afluencia de clientes, como puede ser el lunes. El presidente del CCA afirma que el tema de abrir el sábado por la tarde es algo que ya ni se plantea, pero podría resultar factible abrir el domingo. Este también insiste en que tanto las tiendas, como la hostelería son negocios que dependen casi exclusivamente de la clientela y, que por tanto, requieren una adaptación a los ritmos que marca el público.

Lo que Godínez pretende plantear es que quizás la clave esté en "dar un paso más y alejarse de las fórmulas tradicionales", llevando a cabo algo similar al proceso de adaptación sufrido por el sector hotelero en los últimos años. Este recuerda que tiempo atrás era impensable el turismo de fin de semana. Hoy día, sin embargo, los periodos vacacionales son más cortos pero más regulares. También han cambiado los precios del transporte, que varían según el día e incluso la hora.

En base a esto, los bares deberían pensar, según el responsable del CCA, en establecer precios dependiendo del día de la semana, algo así como "días rojos, verdes y amarillos", en los que varíen los porcentajes de los costes coincidiendo con jornadas de mayor o menor afluencia. "El comercio no puede seguir estando sordo a lo que el cliente le pide", comenta el presidente. Quien también apunta que "creo en el trabajo y la labor diaria, y pensar que algo extraordinario te tiene que salvar todo el año no es bueno".

Cabe recordar que hace varias semanas el CCA firmó un nuevo convenio de colaboración entre la entidad y el Ayuntamiento. Este documento da paso a una nueva etapa para una asociación que , a pesar de su corta trayectoria, ha recorrido ya un amplio camino en lo que a la revitalización de comercio tradicional del centro se refiere, y que en los últimos meses ha conseguido alzarse con el reconocimiento oficial como Centro Comercial Abierto por parte de la consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, una catalogación que ha sido concedida a un total de doce municipios andaluces.

Ante esto, Godínez confirma que durante los últimos cuatro años la relación entre el CCA y el Ayuntamiento ha sido extraordinaria y hace hincapié en la predisposición mostrada tanto por parte de Enrique Moresco, como de las distintas concejalías. Además, este aprovecha para alabar el trabajo realizado hasta ahora por Francisco Aguilar y asegura que desde la entidad se espera que la situación siga siendo igual de buena con Raúl Capdevila al frente de la concejalía de Comercio. "Hace algo más de cuatro años la asociación era algo bastante incierto y ahora esta se ha revelado como arma fundamental para que el comercio de El Puerto se revitalice", añade.

Por otra parte, la asociación acaba de conocer que en los próximos meses va a recibir una ayuda por parte de la Junta de Andalucía que rondará los 50.000 euros y que va destinada al año en curso. En el tema económico José María Godínez destaca que "no queremos ponernos metas económicas a largo plazo". Son tiempos difíciles y las ayudas van llegando lentamente. La entidad está pendiente de que el Ayuntamiento le termine de pagar las cantidades del último convenio.

Finalmente, durante la etapa que comienza el CCA pretende ampliar su labor a la figura del turista como cliente potencial del centro. Este es un nicho de mercado que la asociación ya a comenzado a explorar con la elaboración del directorio de empresas. Además, Godínez considera importante que la ciudad debe posicionarse muy bien con respecto a Cádiz 2012, porque "hoy por hoy, El Puerto es la mejor opción para la falta de camas que tiene Cádiz", sentencia este haciendo alusión al beneficio que puede suponer la festividad del Bicentenario para el sector hotelero de una ciudad que se encuentra situada a escasos kilómetros de distancia de la capital.


 


Fuente: Diario de Cádiz