CCA

Objetivo: franquicias

30 Marzo 2011

Sierpes1La futura normativa que regulará las actuaciones en el centro histórico permitirá la agregación de locales, una medida con la que se pretende incentivar la implantación de las grandes firmas textiles.    


Hace casi dos años, el presidente del Centro Comercial Abierto (CCA) José María Godínez señalaba en una entrevista a Diario de Cádiz que eran tres las actuaciones necesarias para la revitalización de la actividad comercial en el centro. Por un lado, había que fomentar el asociacionismo y la modernización del comercio local, por otro potenciar la peatonalización de calles y, finalmente, promover la implantación de franquicias (las grandes marcas de la industria textil) ya que estas son 'locomotoras' y de ellas se puede beneficiar el comercio tradicional.

En las dos primeras ha habido grandes avances. Así, la asociación Centro Comercial Abierto (CCA) es ya una realidad y cuenta con un importante número de miembros. Desde hace dos años están llevando a cabo diversas iniciativas para promocionar el comercio local aunque se están encontrando con el hándicap de los retrasos en el pago de las subvenciones municipales. Eso sí, la entidad ya es una voz autorizada para hablar de cualquier cuestión relacionada con el comercio y la hostelería local.

MSierpes1ientras, se continúan ejecutando los proyectos de peatonalización de varias calles, aunque algunos con disparidad de opiniones sobre su conveniencia o no. Eso sí, obras como la de la avenida Micaela Araumburu, Jesús de los Milagros y Palacios van más lentas de lo que debieran, con el consiguiente perjuicio que ello genera.

Sin embargo, sigue pendiente el aterrizaje de esas grandes firmas en el centro, que ya están implantadas en la ciudad pero en el centro comercial El Paseo. Pero uno de los principales problemas es la ausencia de locales que cumplan con los requisitos que demandan estas firmas, fundamentalmente de superficie. A día de hoy, sólo los cascos bodegueros tienen un tamaño idóneo aunque su ubicación (la gran mayoría en el ensanche bodeguero de Campo de Guía) no parece la más adecuada para este tipo de negocios.

Ante esto, el nuevo Plan Especial de Protección del Casco Histórico (PEPCH), documento que está actualmente en elaboración, ha incluido una demanda que hacía fundamentalmente el colectivo de comerciantes y que no es otra que la posibilidad de poder agregar locales. Eso sí, se pondrá como requisito que la suma no supere los 2.500 metros cuadrados de superficie de exposición y venta al público, un tope que no es baladí ya que así lo establece la normativa andaluza de comercio. Cualquier establecimiento comercial que supere esta cifra está considerada gran superficie y cuenta con unas delimitaciones reglamentarias concretas. Asimismo se exigirá que se mantenga la fachada original.

Además se apunta que esta actividad se deberá localizar "preferentemente" en las plantas bajas y queda prohibido "el almacenamiento de mercancías en más de una planta entre las superiores". No obstante, todo esto estará supeditado al nivel de protección con el que cuente el edificio.

El ordenamiento del centro de la ciudad también prevé otra alternativa para lograr los metros cuadrados necesarios, aunque esta es mucho más restrictiva. Es la agregación de fincas aunque esta sólo se podrá realizar en el Barrio Alto (su perímetro está comprendido por la calle Cielos, Vicario, Santa Lucía, San Francisco y avenida de Sanlúcar). La edil de Urbanismo, Patricia Ybarra, explica que se descartó en el barrio bajo, a pesar de que en esta zona hay una mayor concentración comercial, ya que el número de inmuebles protegidos es mayor y la normativa en materia de protección arquitectónica es muy restrictiva en este aspecto. No obstante, en el Barrio Alto no se permitirán agregaciones que superen los 900 metros cuadrados e inmuebles con fachada que supere los 25 metros de largo.

Mientras, si se podrán realizar agregaciones en parcelas calificadas como servicios terciarios y lo podrán hacer con otras anexas que no tengan esta consideración. Incluso se permitirían en inmuebles incluidos dentro de la categoría 'zona bodeguera industrial' (fundamentalmente Campo de Guía) con la particularidad que no se podrán unir más de tres y que la suma de la operación no duplique la superficie inicial. Eso sí, y como es lógico, en ninguno de todos estos casos se podrán agregar fincas que cuenten con algún nivel de protección.

Ahora sólo queda saber si los estudios económicos de las firmas respaldan la idea de duplicar su oferta en la ciudad. Un caso a seguir será Jerez donde ya existe esa dualidad. Así, por ejemplo, Área Sur cuenta con un importante número de firmas que también tiene tiendas en el centro de la ciudad. El futuro determinará la viabilidad o no de esta doble presencia y si extrapolable a localidades como el Puerto, con una población menor y un mercado ya muy repartido.


 


Fuente: Diario de Cádiz